INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES SALUD DE LOS DOCENTES
LEVES Y FRECUENTES
DE PIEL
RESPIRATORIAS
· Angina
· Bronquiolitis
· Gripe
· Neumonía
· Resfrío común
· Tos convulsa
· Tuberculosis
ERUPTIVAS
MENINGITIS
HEPATITIS
DEL TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
ZOONOSIS E INFECCIONES POR INSECTOS
SUH
CMV CONGÉNITO
> PEDIATRAS > INFECCIONES > RESPIRATORIAS
> Neumonía

GENERALIDADES

Es la infección aguda del parénquima pulmonar, con manifestaciones clínicas y radiológicas de ocupación alveolar.

En países en vías de desarrollo, es una causa muy importante de morbimortalidad en niños menores de 5 años. En Argentina, la neumonía representa la primera causa de mortalidad infantil por enfermedad respiratoria.

El diagnóstico diferencial entre neumonías virales y bacterianas representa un desafío clínico.

SÍNTOMAS

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Dificultad respiratoria.
  • Hipoxia.
  • Grado variable de compromiso del estado general.

PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO, TIEMPO DE EXCLUSIÓN

El período de incubación y el de contagio dependen del agente causal.

El tiempo de exclusión al jardín dependerá de cada caso particular. El niño debe permanecer fuera del jardín o la escuela hasta la resolución de los síntomas. No será necesaria la exclusión si el niño está en condiciones de asistir y participar en las tareas habituales sin demandar una atención especial de los educadores o del personal de cuidado.

DISEMINACIÓN Y MEDIDAS DE CONTROL

Las infecciones virales se transmiten a través de:

  • Manos contaminadas con secreciones respiratorias.
  • Contacto directo con objetos contaminados (VSR, parainfluenza).
  • Aerosolización (influenza y adenovirus). 

El neumococo se disemina por contacto interpersonal directo y también por medio de las gotas respiratorias.

Algunas de las medidas de control más importantes son:

  • El estricto lavado de manos.
  • La prevención del hacinamiento de grupos de niños en espacios reducidos.
  • La adecuada ventilación de los ambientes cerrados.

            PREVENCIÓN

La vacunación contra el neumococo y la gripe constituye la principal medida para prevenir la neumonía.

En Argentina, la vacuna contra la gripe se incorporó en 2012 al Calendario Nacional de Vacunación para todos los niños de entre seis y 24 meses, tengan o no algún factor de riesgo. Asimismo, se incluyó la vacuna antineumocócica conjugada a partir de los dos meses de vida.

TRATAMIENTO

En el caso de las neumonías bacterianas, es fundamental decidir si se iniciará el tratamiento antibiótico y, además, elegir el adecuado según el grupo etario, las características clínicas, la gravedad del paciente y el patrón local de resistencia antibiótica.

En caso de infección por influenza, se deberá evaluar la posibilidad de iniciar el tratamiento con oseltamivir si el niño tiene algún factor de riesgo, como cardiopatía, corticoterapia o enfermedad pulmonar crónica, entre otros.  Se deben tener en cuenta:

  • Edad.
  • Epidemiología.
  • Presentación clínica.
  • Radiología.
  • Resultado de laboratorio.
  • Antecedentes de inmunización.
  • Gravedad del caso clínico.

PARA RECORDAR

  • La neumonía  es una causa frecuente de mortalidad infantil.
  • Requiere un diagnóstico adecuado y un tratamiento precoz, para disminuir las posibles complicaciones asociadas.
  • El diagnostico diferencial entre neumonías virales y bacterianas representa un desafío clínico.
  • En el caso de las neumonías bacterianas, el antibiótico debe adecuarse al grupo etario, a las características clínicas, a la gravedad del paciente y al patrón local de resistencia antibiótica.
  • La vacunación antigripal y antineumocócica constituye una herramienta de prevención. 



www.crecersanos.com.ar