INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
PATERNIDAD SIGLO XXI LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
SISTEMA RESPIRATORIO
· Angina o faringitis
· Bronquiolitis
· Gripe o influenza
· Neumonía
· Resfrío común
· Tos convulsa
· Tuberculosis
TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> PADRES > INFECCIONES > SISTEMA RESPIRATORIO
> Tos convulsa

¿QUÉ ES?

Es una enfermedad muy contagiosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Es más frecuente en los niños menores de cinco años y puede ser grave para los menores de un año, que son los más afectados.

Con frecuencia, los adolescentes y los adultos jóvenes son la fuente de contagio, ya que con el transcurso de los años se pierden los anticuerpos que genera la vacunación.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Puede iniciarse como un resfrío común, con fiebre baja y malestar general.

Luego progresa con accesos de tos repetidos, vómitos y cambios en la coloración de la piel, que se vuelve azulada o rojiza.

La tos puede persistir por semanas o meses y habitualmente altera la alimentación y el sueño de los enfermos.

Estos síntomas suelen ser más severos en los niños menores de un año. Aquellos que presenten complicaciones, requerirán una internación.

¿CUÁLES SON LOS PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO?

El período de incubación es de seis  a 21 días.

El período de contagio se extiende desde la aparición de los síntomas hasta las dos semanas siguientes al inicio de la tos. De todas formas, depende de la edad, del estado de inmunización y del tratamiento antibiótico.

Un lactante que no ha recibido la vacuna contra la tos convulsa puede contagiar incluso hasta seis semanas después del inicio de la tos.

¿LOS CHICOS CON TOS CONVULSA PUEDEN ASISTIR A CLASES?

Dado que es una infección altamente transmisible, es importante excluir a los niños enfermos.

Pueden reincorporarse luego de cinco días de tratamiento antibiótico y siempre que estén en condiciones de asistir y participar en las actividades habituales sin demandar atención especial de los educadores o del personal de cuidado. En caso de no concurrir, podrá reincorporarse cuando el motivo de exclusión sea resuelto.

¿CÓMO SE DISEMINA Y CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

Se transmite por contacto directo con las secreciones de la nariz y la boca que se eliminan al toser, hablar.

Los adolescentes y adultos son el principal reservorio de la bacteria y es a partir de ellos que se disemina  a los niños.

Todo episodio de tos prolongada en el tiempo que afecte a adolescentes y adultos debería tenerse en cuenta como un posible caso de tos convulsa.

La tos convulsa o coqueluche es una enfermedad prevenible por vacuna. Además de los niños, deben inmunizarse los adolescentes y adultos, dado que las defensas o anticuerpos generados por las vacunas durante la infancia decaen a lo largo del tiempo.

El lavado de manos es una de las medidas más efectivas para la prevención.

Las personas en el entorno del niño enfermo deben ser evaluadas y recibir el tratamiento adecuado.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Existen antibióticos para tratar la tos convulsa. El médico debe indicarlos en forma temprana para poder atenuar y acortar la duración de los síntomas.

Las personas en el entorno cercano del niño enfermo también deben ser evaluadas por un médico, para que les indique antibióticos que permitan evitar la diseminación de la  infección.

En los casos que requieren internación, la administración de oxígeno y las nebulizaciones constituyen el tratamiento de sostén.

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE?

La vacunación es fundamental en la prevención.

  • Todos los niños deben tener completo su esquema de vacunación, en especial luego del contacto con un caso de tos convulsa. En Argentina, las vacunas están incluidas en el Calendario de Vacunación, y son entonces obligatorias y gratuitas.
  • La vacuna triple bacteriana acelular puede indicarse a los adolescentes y adultos. En Argentina está  incluida en el Calendario de Vacunación para los chicos y chicas de 11 años, las embarazadas a partir de la semana 20 de gestación–  y el personal de salud que atiende a bebés menores de un año. También deben recibirla las madres de niños menores de seis meses que no se vacunaron durante la gestación.

Además, las personas en el entorno cercano del niño enfermo deben ser evaluadas por un médico, para que les indique antibióticos que permitan evitar la diseminación de la infección, y para actualizar el esquema de vacunación en caso de que sea necesario.

El lavado de manos constituye otra medida efectiva para prevenir la enfermedad.

PARA RECORDAR

  • La tos convulsa causa tos severa y habitualmente altera la alimentación y el sueño de los enfermos.
  • Es más frecuente en niños menores de cinco años y más severa en los menores de un año.
  • Es fundamental que todos los niños tengan el esquema de vacunación completo, para lograr una mayor protección.
  • Los adolescentes y adultos son la principal fuente de contagio.
  • Los familiares (mayores de 11 años), maestros, cuidadores y todo el personal de las instituciones que están a cargo de los niños deben recibir la vacuna triple bacteriana acelular.

 

Última actualización sobre vacunas: 7 de febrero de 2014.