INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
PATERNIDAD SIGLO XXI LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
· Diarrea
· Hepatitis A
· Hepatitis B
· Hepatitis C
· Infección por oxiurus
· Vómitos
SISTEMA RESPIRATORIO
TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> PADRES > INFECCIONES > SISTEMA DIGESTIVO
> Hepatitis A

¿QUÉ ES?

Es una infección viral que produce la inflamación del hígado. Si bien suele ser benigna, existen formas graves y complicadas.

El virus de la hepatitis A circula por todo el mundo. Sin embargo, aquellas regiones con mayor número de casos presentan algunas características comunes, como falta de acceso a agua potable y de red cloacal, que llevan a que el contacto con el virus ocurra a edades más tempranas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Con frecuencia, los niños mayores de seis años, los adolescentes y los adultos presentan:

  • Fiebre.
  • Coloración amarillenta de la piel y de las conjuntivas (ictericia).
  • Coloración oscura de la orina (coluria).
  • Materia fecal de color claro (acolia).

Estos síntomas se acompañan de:

  •  Cansancio.
  •  Dolor de cabeza.
  •  Molestias abdominales.
  •  Pérdida del apetito.
  •  Náuseas.

Usualmente, los niños menores de seis años no tienen síntomas.

¿CUÁLES SON LOS PERÍODOS DE INCUBACIÓN Y CONTAGIO?

El período de incubación oscila entre 15 y 50 días, con un promedio de 30 días.

El contagio comienza entre una y tres semanas antes de la aparición de los síntomas. La transmisión es mayor durante este período, porque es mayor la eliminación del virus en la materia fecal. El riesgo de transmisión disminuye luego de una semana de iniciada la ictericia.

¿LOS CHICOS CON HEPATITIS A PUEDEN ASISTIR A CLASES?

No, los niños enfermos no deben concurrir al jardín o la escuela.

Pueden reincorporarse una semana después del inicio de los síntomas, siempre que estén en condiciones de asistir y participar en las actividades habituales sin demandar atención especial de los docentes o del personal de cuidado.

¿CÓMO SE DISEMINA Y CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

Las vías de transmisión más frecuentes son:

  • Por ingestión de agua o alimentos contaminados con materia fecal de una persona infectada.
  • Por contacto directo durante la convivencia familiar.
  • Por contacto sexual.

Las manos contaminadas constituyen un vehículo para la contaminación de los alimentos.

Trabajar en guarderías o convivir con niños pequeños favorece la transmisión de la infección.

También pueden observarse más casos entre hombres que tienen sexo con hombres, y entre personas que viajan a zonas donde la prevalencia de la enfermedad es alta o están en situación de brote.

La principal medida de control es vacunar a los niños a partir del año de vida.

Asimismo, como el virus puede sobrevivir durante semanas en los objetos y superficies contaminadas, es fundamental desinfectar todo el ambiente con lavandina.

Se deben reforzar las medidas de higiene, como el lavado de manos antes de consumir alimentos y luego de ir al baño, y asegurar la correcta limpieza de los baños con lavandina, así como de la cocina y los comedores estudiantiles.

No se recomienda cerrar los establecimientos educativos.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El tratamiento sólo incluye medidas de sostén, es decir, que apuntan al manejo de los síntomas.

La internación solo está recomendada cuando se trata de un caso de presentación grave.

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE?

La vacuna contra la hepatitis A es segura y efectiva. Se aplica a partir del año de vida y, en Argentina, forma parte del Calendario de Vacunación para niños de 12 meses.

Si aparece un caso de hepatitis A en el jardín o la escuela, se podrá aplicar anticuerpos (gammaglobulina) a todos los maestros y niños que concurren a la misma sala y no están vacunados. Vacunarse luego de la exposición también puede prevenir la enfermedad.

La mejora de las condiciones sanitarias con una red de agua potable y un sistema de cloacas es otra medida efectiva para evitar estas infecciones.

PARA RECORDAR

  • La hepatitis A es una infección frecuente en la infancia, que puede prevenirse con la vacunación.
  • Si bien suele ser una enfermedad benigna, existen formas graves y complicadas.
  • Los niños enfermos no deben concurrir al jardín o la escuela hasta que transcurra una semana del inicio de los síntomas.
  • No se recomienda cerrar los establecimientos educativos.
  • Ante un caso de hepatitis A, los familiares, compañeros de banco y los docentes que no estén vacunados deben recibir la gammaglobulina o la vacuna.
  • Las vacunas son altamente efectivas y seguras.
  • Las medidas higiénicas son útiles pero, a veces, difíciles de cumplir.