INFECCIONES MEDIDAS DE PREVENCIÓN SALUD EMOCIONAL JUEGOS Y DEPORTES
SALUD DE LOS DOCENTES PROGRAMAS EDUCATIVOS LIBROS PARA CHICOS NOVEDADES
PIEL Y CUERO CABELLUDO
BOCA Y DIENTES
OJOS
OÍDOS
CEREBRO
SISTEMA DIGESTIVO
· Diarrea
· Hepatitis A
· Hepatitis B
· Hepatitis C
· Infección por oxiurus
· Vómitos
SISTEMA RESPIRATORIO
TRACTO URINARIO
DE TRANSMISIÓN SEXUAL
> DOCENTES > INFECCIONES > SISTEMA DIGESTIVO
> Vómitos

¿QUÉ ES?

Es la expulsión del contenido del estómago a través de la boca. Sus causas son múltiples, entre ellas, infecciones de diferente origen.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Cuando los vómitos son de origen infeccioso, suelen tener otros síntomas asociados, como fiebre o diarrea.

Luego de vomitar, puede ser normal que el niño presente lesiones punteadas de color púrpura en la piel de la cara y el cuello. Pero si las mismas aparecen en otras zonas o se asocian con fiebre, es conveniente realizar una consulta médica en forma inmediata, ya que podría indicar la presencia de una infección grave.

¿CÓMO SE CONTAGIA?

El contacto directo con el vómito puede resultar en el contagio de enfermedades infecciosas. Si el vómito se encuentra visiblemente contaminado con sangre, la exposición al mismo a través de las mucosas o heridas se debe considerar de riesgo para la adquisición de infecciones transmitidas por sangre (VIH, hepatitis B y C) y hacer una consulta precoz con el infectólogo pediatra.

¿CÓMO SE DISEMINA Y CUÁLES SON LAS MEDIDAS DE CONTROL?

  • Realizar un adecuado lavado de manos luego de manipular cualquier objeto o superficie contaminada con fluidos corporales.
  • Limpiar y desinfectar las superficies en contacto con fluidos corporales.
  • Excluir al niño del jardín o la escuela si:
    1. Vomita más de dos veces en 24 horas.
    2. Presenta vómitos y fiebre, o vómitos de contenido verdoso o sanguinolento.
    3. No orina por ocho horas o más horas.
    4. Tiene un antecedente reciente de traumatismo en la cabeza.
    5. Se encuentra en mal estado general.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

La pérdida de líquidos a través del vómito puede ser una causa de deshidratación aguda. Además del riesgo de contagio expuesto, se debe realizar la consulta médica inmediata ante signos de deshidratación o vómitos persistentes.

El tratamiento específico se hará de acuerdo a la causa de los mismos.

PARA RECORDAR

  • Los vómitos pueden corresponder a infecciones banales (gastroenteritis) o a infecciones graves (meningitis). El niño debe ser evaluado por el pediatra para que defina la causa de los mismos.
  • El niño con vómitos puede deshidratarse en pocas horas, por lo cual el personal debe estar alerta para realizar la consulta médica precoz.